7/10/2012

Mi vida de madre, sin ana y mia

Woow, DEMASIADO tiempo sin escribir por aquí. Espero que todo esté yendo de maravilla en sus vidas. 
Ser madre no es fácil, de hecho, es muy difícil; prácticamente hay que olvidarse de una misma y de ciertas necesidad para contar con el tiempo suficiente para atender a esa criaturita indefensa. A veces da rabia, se llora, se grita y dan ganas de volver en el tiempo y hacer las cosas de otra manera. A veces se siente frustración, cansancio, desgano...pero al momento en que esa pequeña criatura te regala una sonrisa todo lo malo se olvida, todos los pensamientos pesimistas, la rabia, el agotamiento, TODO lo malo pasa a no tener importancia y la alegría y la luz vuelven a nuestras vidas. Eso es lo que vivo cada día, y me encanta. 

Hace mucho no les escribo (con una bebé no hay tiempo para nada), pero esta vez quise hacerlo para mostrarles un poco de mi nueva vida, sin contar calorías, sin dietas, sin básculas (mentira, igual conservo mi báscula bajo mi cama y me peso todos los días) y sobretodo sin ana y mia. 

Voy a clases todos los días (es mi último año), y mi pequeña Emilia queda bajo el cuidado de mi madre o de alguna tía. Prácticamente corro para todos lados, pero menos mal que son pocas horas de clases y la asistencia no es obligatoria. Pero mi pequeña lo vale, vale cualquier sacrificio que deba hacer. 


(Foto: Emilia casi con 2 meses)


Cada vez que veo su carita iluminada pienso en la suerte que he tenido y en esta segunda oportunidad que me ha dado la vida. Como ustedes saben, hace un par de años toqué fondo, demasiado; el hecho de tener que vivir más de 3 meses encerrada en un hospital psiquiátrico por culpa de la anorexia y la bulimia no es algo de lo que me sienta orgullosa y no es el ejemplo que quiero darle a mi hija, además, en este momento y de aquí en adelante ella me necesita funcionando a un 100%, no a media, no débil a causa la falta de comida y el exceso de ejercicio.

No puedo negar que a veces extraño ese pasado que se siente tan lejano; ése fue mi gran logro, poder controlar mi cuerpo de esa manera...la verdad es que si, lo extraño, pero he asumido que no puedo volver a caer...

Emilia ya va a cumplir 6 meses y es hermosa; terminé mi embarazo pesando 57 kilos y actualmente estoy en 49. No hago dieta y casi nada de ejercicio (aunque me muero de ganas), ya que debo alimentar a mi hija y necesito "extra calorías". Me miro al espejo y siento que no quedé "tan mal" (tengo 4 kilos de más en comparación a lo que pesaba cuando quedé embarazada), pero siempre estará esa vocecita en mi cabeza diciendo "pero podrías estar mejor, más delgada".


(Foto: Emilia con 4 meses)

¿Secuelas? Uff, si. Perdí otra muela por falta de calcio y a veces pierdo la movilidad en los brazos y sufro un  dolor espantoso en los huesos debido a lo mismo: falta de calcio. No todo podía ser tan perfecto.

Así que, resumiendo, tengo una hija hermosa, un novio que me adora y que no quiere que baje de peso, una carrera a punto de terminar y muchos planes a futuro, pero creo que aunque lo intente y trate de evitarlo, siempre querré volver a lo mismo, siempre pensaré en las calorías y bajar "sólo1 kilo más", sólo depende de mi el poder controlarlo.


(Foto: Emilia hace un par de semanas)

Bueno chicas, les deseo lo mejor del mundo y mis mejores vibras para ustedes.

¡Miles de besos!

Paperbag


3 comentarios:

*Cristal* dijo...

Cada vez que vengan esos pensamientos, piensa en todo lo que tienes. Porque, te aseguro, si vuelves a caer, corres el riesgo de perderlo.

Perder todo lo que has ganado. El amor, la confianza, el éxito en los estudios, UNA HIJA... piénsalo: todo eso que te va a durar, vale menos que una satisfacción fuerte en su momento, pero tan cambiante como la cantidad de comida ingerida?

Me encanta saber que alguien más está fuera de ese mundillo. Pero no te confíes. Como tú misma lo dices: está en tus manos el seguir bien. En las de nadie más.

Yo te sugiero seguir apoyándote en algo que te ayude a mantener esos pensamientos a raya, quizás un psicólogo. Porque a veces pensamos que todo podemos hacerlo solas (Sobretodo en cuestión de la anorexia y la bulimia), pero es una falacia muy común que nos lleva a recaídas. A mí me pasó eso.

Piensa en esos dolores, en todas las consecueincias negativas que hasta ahora repercuten en tu salud; piensa en Emilia, en tu novio, en tu carrera: vas a poder con todo eso si te pones mal?

Sigue luchando. Eres un ejemplo de lo bien que pueden ir las cosas con esfuerzo VERDADERO y conciencia de que si hay algo que está mal, hay que cambiarlo (Y no me refiero al peso, sino a un problema. Porque sabemos que el peso no es el problema, sino lo que nos lleva a fijarnos en él). Esos kilos que (según tú)están de más van a disminuir con el tiempo. Nada es estable, duradero, nada es permanente. Ten por seguro que tu cuerpo te va a agradecer que no te preocupes tanto en quitarte cuando en realidad lo necesitas. ¿De dónde sino sacas esa energía para estar bien? Necesitamos de eso. No lo olvides.

Te mando un beso y un abrazo muy grandes y te felicito por esa nueva vida que te está costando mantener, pero que sé que con la fuerza de voluntad que tienes vas a seguir teniendo :) Sólo depende de tí :) Mantente viendo la realidad. Confía en que a veces la percepción subjetiva no es de confiar. Escucha a tu voz interna cuando te hable de lo que es bueno para tí, pero en la voz de los demás cuando te dice algo que parece bueno pero que a la larga no lo es. Exprésate, siente, piensa, ama y vive. Es el mejor remedio.

Btw: tienes una hija HERMOSA. Se parece mucho a tí, además :) Cuídala y estáte bien para ella. Que tenga la mejor de las referencias para que ella pueda hacer su propia vida.

Emi.- dijo...

Tanto tiempo que ha pasado.. tu hija está preciosa, y leerte asi de bien es esperanzador. Me alegra muchisimo tener la posibilidad de ver esto. Te agradezco que lo hayas compartido con nosotras :)
Te deseo todo lo mejor como siempre y que ahora el camino aunque sea dificil con esa luz a tu lado no será imposible.
Besitos a ti y tu hermosa familia :*

Pd: me encanta el nombre Emilia, así le pensaba poner a mi hija también, aunque para eso uuuh... :)

José María Souza Costa dijo...

Invitación
Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario, para Yo, seguí tu blog.

http://www.josemariacosta.com